17 de mayo de 2010

HABITACION 106


Cuando los lugares se convierten en sucios por la gente que los visita no por la gente que los habita, asi que lo mejor será limpiarse los zapatos nada más entrar, mirarse al espejo uno mismo, no mirar al ajeno de arriba a abajo y dejar de hacerse preguntas sin sentido alguno.
-¡¡La habitación 106!!-  dijo la puta mascando chicle, buscando a su italiano desesperado, obviamente él  la esperaba en la cama sediento de placer que no le daba su novia italiana. Eso si... su novia no sabe nada...

2 comentarios:

Kelevra dijo...

Hay quien al mirarse al espejo solo atisba su propio ombligo, para eso casi mejor ni mirarse; puede que su cabeza no le dé para más, o puede que no se atrevan a levantar la vista.

fashionfamous dijo...

wowww!

¡Besitos fashionistas!