13 de agosto de 2010

Cuando me canso de Lady Gaga, Rihanna, Perry...





Eliza Doolittle va camino de barrer a todas las apuestas de la BBC poll de lo que va de año, ni Ellie Goulding, ni Marina and The diamonds consiguieron llegar tan alto. Al menos se trata de una carrera en ascenso y que huye de ese revival ochentero que hemos tenido y se centra más en un tipo de música que por momentos podrá recordar a la Lily Allen del primer disco, aunque sin la carga ácida y choni de Allen. El álbum que se escucha con cierta facilidad no engaña, y desde el principio propone un regreso a ese pop retro que otros han intentando con no cierto fracaso, así entre los créditos y a pesar de que ella es la coatura de todas las canciones aparecen The Fleetwoods de los que usa un sample de su canción de 1959 'Come softly to me' y lo mismo ocurre con George and Feliz Powell de los que toma un estribillo. La mayoría de sus melodías tiene ese inconfundible sabor a verano, a helados de múltiples sabores, al sol en la cara mientras por los cascos del iPod suena ella. Todo esto acaba por conferir a la propuesta una ligereza indiscutible pero mucho más rica que los sonidos veraniegos que intenta vendernos la 'irrepetible' Katy Perry.



Eliza Doolittle tiene además una ventaja sobre otras cantantes de pop, y es su voz suave y luminosa que nos hace no querer volver a oír la cierta ronquera de Goulding, y que tranquilizará a los que se ponen nerviosos con la teatralidad de Marina. En cuanto a los arreglos no es que haya ningún tipo de superproducción, todo tiene cabida en este mundo colorista y alegre, hasta esas ideas que a priori pueden resultar algo tontas. Dentro de esos temas que más gustarán está la genialidad de 'Pack up' y también la bonita 'Rollerblades'. 'Skinny Genes' que fue su single de presentación es otra de esas canciones que acaba por meterse en el cerebro y que te hará sumergirte en una serie de dibujos animados lejana a las ideas actuales del pop comercial, más bien volverás a un terreno que podrá parecer hasta blanco y antiguo. También hay ciertas cosas que llaman la atención como por ejemplo que a pesar de su uso de samples y de claros arreglos retro, que han sido usados y experimentados ya, en una de sus letras 'Smokey Room' diga 'yeah, cos that's so original' en referencia a la vida llena de clichés de algunos. Al fin y al cabo ella es deudora también de Amy Winehouse y Mark Ronson. Por cierto que en la producción aparece la mano de Kurstin en 'Nobody' y 'Empty Hand'.

Eliza Doolittle es una buena opción para las tardes de verano en la piscina, en la playa, todo tan refrescante como un sorbete de limón y quien quiera cosas más profundas que las busque en otro lado.

Yo añadiría algo más, me encantaría que no se quedara sólamente en este disco.
A mi me encanta este estilo de música, este estilo de voces más bien Norah Jones, Alicia Keys, Amy, Jewel, tienen todas una voz prodigiosas y únicas y al mismo tiempo han creado un estilo fantástico. Es cierto que Eliza recuerda un poco a  Amy que a mi me fascina, porque en realidad muchos la echamos de menos.
Esa buena música, que cuando la oimos se nos pone los pelos de punta. Sin desprestigiar al resto de artistas, pero cuando sale una artista como Eliza pues es de agradecer!
 
 
Fuente: http://sprayupyourlife.blogspot.com/ que por cierto me ha encantado la web