22 de marzo de 2010

La mirada placentera,


No hubieron discusiones, ni riñas, ni lamentaciones, hablamos del pasado  ¡riéndonos!






No le gustan los flashes, tiene el tipico malhumor matutino, vespertino y nocturno jajaja, le encanta caminar, puede pasarse horas dias..., los crucigramas, escribir, aunque dice que ya ha escrito demasiada desgracia, que escriba yo por parte suya...
 siempre se quiere meter en cualquier fregao, cotilla a más no poder,eso si, si te ve mal chelo está ahí detrás de la puertecita para alegrarte con alguna de sus payasadas. Tiene un perro que según ella es de las pocas cosas junto con su sobri que le alegran, no lo pongo en duda. Su experiencia en la vida la avala como una persona coherente, integra, humana, generosa, valiosa y muy avispada, el trastorno alimentario, el trastorno de querer verse delgada, no le ha permitido desarrollar ver todo esto.
Por desgracia su cronicidad no nos permite ver eso, y no nos permite ver muchos más valores de una mujer maltratada por la vida, pero sobre todo por una enfermedad, curable pero que en su caso  el fin es aguantar el mayor tiempo posible viva.