18 de agosto de 2009

Harta de reconocer siempre lo mismo.


Nadie dijo que esto fuera fácil, ni por un instante lo vacilé.
Sin embargo, ¿hasta cuándo?
¿De cuántas maneras vas a disfrazarme para que no sea capaz de reconocerme?
Me has robado tantas cosas, y aún encima ¿prentendes seguir rasgando en la herida?
Cómo hacer para pensar en linea recta, para no perderme y luego no saber como empezar desde 0.
Cómo mirar sólo al frente, como no desviarme, como no tener miradas sospechosas de las que no sólo soy testigo.
Cómo no sentirme invadida cuando no consigo controlarme.
Cómo desnudo mis sentimientos ante los demás sin que ellos se sientan incómodos o desbordados ante la situación.
Cómo hago para sentir que nada me importa, cuándo eso no es así. Cuando realmente me importa todo demasiado.
Cómo hago para levantarme y no encontrarte, cuándo noto tu presencia hasta en mis sueños.
Sigo asemejando el hecho de ser libre y de ser feliz con estar contigo, supongo que por eso, sigues teniendo
parte del terreno ganado conmigo. Si, aún sigo con la errónea convicción de que me espera un futuro mejor contigo.
Alégrate por ello, esta la única satisfacción que podré darte.