27 de octubre de 2011

Soy una superviviente





Saber que algo te hace daño pero que sin embargo te hace sentir bien,  ¿contradictorio no?
La vida aveces tan férrea, no deja opciones a... como si quisieses decir  o hacer una cosa pero llega "algo" y te para los pies. Qué sensación de no ser tú..., dónde parece que el dolor ha nacido para entenderlo sólo tú,  nadie más y sobre todo para sobrevivir a él.
 Esto ya lo he sentido sí, y estas palabras ya las he escrito, pero me vuelvo a sentir así.  Sé que no es bueno para mí aunque creo que puede llegar a serlo, qué díficil y tan fácil a la vez.

Una chica muy sabia me dice muy a menudo;  tu eres una chica muy fuerte, tu has salido de muchas, tienes una fortaleza y un control sobre ti misma increíble  ERES UNA SUPERVIVIENTE, en ese mismo instante dejo de hacer lo que estaba  haciéndo, la miro y pienso ¿será cierto lo que dice? , pero agacho la cabeza como si me tuviera que avergonzar de algo y me pregunto ¿dónde se quedó esa fuerza? Entonces intento recordar cuando he sido muy débil y muchas cosas se han apoderado de mi, lo recuerdo y no me reconozco. Ya que llegué a hacer cosas tan  inmorales hacia mi misma.

Como ahora, ya que soy capaz de vender mi cuerpo, mi alma...  si, como en  ciertas ocasiones. No valoré mi vida. No me cuidé, no me respeté, me vendí sin preguntarle antes a mi cuerpo si quería ser vendido.
Mi cuerpo, mi alma, se sigue  cuestionándo qué es lo que hacen mal, pero yo sigo sin saber que contestarle.
Supongo que tendré que ponerle fin a ese maltrato. Que yo sigo permitiéndo.

Cuando no ves la salida a tu problema quieres verlo a tu manera, y aveces a tu manera no es la correcta. Cada entrada tiene su salida, pero la desesperación de no encontrarla a tiempo puede producir mucho daño.Paciencia que divina virtud... y que poco la pongo en práctica...

Muchas veces he encontrado la salida, no me preguntéis cómo, pero he tenido el placer de conocerla. Es una sensación tan rara, como si tuvieras que atravesar por un largo puente, que sabes que está en muy mal estado. Tienes miedo de caer, de no llegar, de volver a empezar desde 0, incluso piensas en no cruzarlo por si caes... pero cuando lo cruzas, no te arrepientes de haberlo hecho. Es más volverías a cruzarlo con tal de sentir esa sensación de felicidad.










Paciencia que divina virtud... y que poco se pone en práctica...




Va dedicado a ti, a esa persona tan sabia que cree que soy una superviviente. Gracias por todo lo que estás haciéndo por mi.